Es tiempo de nube

Hace algunas décadas, los abogados rechazaban y se postulaban en contra de la idea de trabajar con esas máquinas con teclados y monitores, hoy en día, en todos los despachos de abogados, se manejan con soltura términos como “servidor”, “copia de seguridad”, “base de datos”, etc..  pues bien, con el cloudcomputing, la historia se vuelve a repetir, el abogado clásico tiende a rechazar esa nueva práctica de acudir a una “cosa” que llaman la “Nube”, sin saber que en la gestión de su correo electrónico, más del 70% hace uso de esta herramienta sin ni siquiera saberlo….

Son muchos, por tanto, los prejuicios que existen respecto al uso de la Nube como herramienta de trabajo en los despachos, pero podemos estar seguros de que en un tiempo, todos los abogados trabajarán con sus expedientes volcados en la Nube.

Desde su aparición, el término “Nube” ha traído muchas y diversas opiniones, en un primer momento, centradas en su seguridad y su legalidad, como todo nuevo sistema de trabajo que viene a cambiar los conceptos tradicionales. Y es que, como bien se han encargado de explicarnos, nosotros somos los responsables de los datos de nuestros clientes y de su tratamiento, y pensamos equivocadamente que en ningún otro sitio mejor que en casa, que en mi ordenador/servidor…. nunca estuvimos más equivocados.

Nuestros equipos informáticos, por muy bien mantenidos y actualizados que estén, no pueden competir, técnicamente hablando, con la seguridad, entorno y tecnología que, por ejemplo, emplea Google. Los sistemas de administración y seguridad de Google Apps han superado una auditoría ISAE 3402 tipo II, llevada a cabo por auditores independientes y posee la certificación ISO 27001, que garantiza los más altos niveles estándares de la seguridad y la gestión de la información tratada en Google Apps. Todo ello sin olvidar el sistema de verificación en dos pasos que hace prácticamente imposible el acceso no autorizado a una cuenta de Google.

Además, en el caso de la nube de Google, los datos de sus despachos se encuentran en más de un centro de datos de Google, para prevenir la pérdida de los datos ante cualquier tipo de catástrofe. En recientes catástrofes naturales se ha visto la importancia de tener los datos replicados en la nube, y Google va un paso más allá replicando la información entre sus centros de datos, recordemos el incendio del edificio Windsor en Madrid, con las catastróficas consecuencias de acceso e incluso pérdida de información para uno de los principales despachos de abogados de España. Ningún despacho puede competir en tecnología y actualización de entornos seguros frente a los proveedores de esta clase de servicios, de tal forma, que en el futuro, no sería de extrañar, que nos veamos obligados, por razones de seguridad, a emplear esta herramienta que ahora analizamos.

Está claro que nuestro servidor no puede competir en tecnología con los sistemas que se ofrecen en el mercado, pero es que además, adoptar la decisión de trabajar en la nube, implica un importante ahorro y aumento de eficiencia, pues nos hace prescindir de un mantenimiento de servidores y equipos relacionados que suele ser caro y aburrido, nos permite una mejor comunicación con nuestros clientes, una mayor agilidad de respuesta ante todo tipo de situaciones, y un aumento de la productividad al no requerir procesos y sistemas de trabajo que ahora no son necesarios.

Por tanto, y como todo en esta vida, lo primero que hay que hacer a la hora de tomar la decisión de trabajar en la Nube, es tener muy clara la idoneidad del proveedor de cloudcomputing seleccionado… quién nos ofrece este servicio, cómo se van a tratar esos servicios, qué modalidades tiene, que garantías hay desde el punto de vista jurídico, y su emplazamiento dentro o fuera de la UE respecto al cumplimiento del nivel de seguridad exigido en materia de Protección de Datos. Esta es la decisión más importante.

En esta línea, y en base a todo lo expuesto, debo hacer mención a una de las empresas pioneras en ofertar esta clase de servicios a despachos de abogados. Para mayor referencia, en 2012 fue reseñada por Google como la única APP española recomendada. Desde entonces todo han sido éxitos para Nubbius, que ha conseguido colocarse como un referente en este mercado tecnológico.

La promesa de meter en el bolsillo de cada abogado su propio despacho, con las máximas garantías de calidad técnica, merece una oportunidad en el mercado.

La misma que Google le ha dado a “The Cloud Gate” (www.nubbius.com).

Manuel Mas Albéniz.
Consultor de Protección de Datos.
Iuris Universitas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *